LateChic

LateChic es una idea genial de una chica genial.

A Cristina la conocí hace un año. Primero ella me escribió (cuando también hacía decoraciones de boda), por si la idea de sus regalos les encajaban a algunos de mis novios. En muchas ocasiones las parejas me preguntaban por idea y profesionales que realizaran regalos bonitos y originales.

Vi la idea que ella tenía y lo ideales que eran sus regalos y por supuesto la apunte en la lista de profesionales. Casualidades de la vida, en el 1001bodas de 2018 yo fuí a echar una mano a mi compañera Jessica de Miss Takumi y ¿a qué no sabéis quien estaba en el stand de al lado? Si, Cristina de LateChic.

Entonces fue donde vi que no solo era una idea genial sino que detrás del proyecto estaba ella con su carisma, su profesionalidad, su pasión, su ilusión, su delicadeza y su perfección. Desde aquel momento hemos estado en contacto y yo he seguido muy de cerca la evolución de su proyecto.

Hoy quiero que conozcáis un poquito más de LateChic.

Deseo que os guste tanto como a mi esta idea tan innovadora y cuidada.

¿ Cómo surge la idea de crear LateChic?

LateChic surge a raíz de nuestra boda. Me hubiera encantado regalar a mis invitados un chocolate a la taza presentado de una forma Chic y como no lo encontré, los he creado. Mi pasión por el chocolate caliente viene de lejos. Mi abuelo presidió durante años la fábrica de chocolates de la familia, Chocolates Mayo, y como podréis imaginar, el chocolate ha estado muy presente en mi vida desde pequeña. Para que os hagáis una idea, mi madre no invitaba a un café a sus amigas, sino que organizaba “chocolatadas” en casa. Así que me ilusiona muchísimo contribuir con mi granito de arena en la saga familiar.

 

¿ Cómo se te ocurre esa presentación tan bonita y llamativa?

Al principio saque bolsitas kraft con la monodosis. De hecho, fue mi primera versión. Pero yo seguía dándole vueltas a presentarlo de una forma más especial. Algo diferente, que no habíamos visto hasta ahora. Encontré un envase en formato grande, para dos personas, y probé a comprar un tamaño inferior con pocas esperanzas. Y al hacer la prueba, entrada exactamente la monodosis de 33 grms necesaria para un chocolate a la taza. ¿Casualidad? Ninguna, yo sé que siempre mis dos hermanos me están echando capotes desde allí arriba.

Una vez que encontré el envase idóneo, vino otro problema. ¿Cómo hacer que el contenido se mantenga compacto? Ahí empezó otra batalla que me costó mucho vencer. Finalmente di con un proveedor que me hacía a medida lo que yo tenía en la cabeza: aluminio termosellable. Fue entonces cuando me animé a registrar la marca, y a proteger el diseño. A día de hoy nadie en España presenta así las monodosis. 

¿ Te habías planteado emprender anteriormente a LateChic ?

 

Siempre he tenido ilusión por lanzar ideas que tenía en la cabeza. Son ideas siempre relacionadas con las necesidades del día a día, mi propio entorno es el que me inspira. Pero nunca había visto tan claro que el mundo de las bodas era tan ilusionante hasta que me casé. Casarme supuso un antes y un después en mi vida. 

¿Son estandarizadas o hay posibilidad de personalizarlas ?

Todos los productos se pueden personalizar tanto en mensaje, como en contenido. El envase estrella es la bola pero también ofrecemos otras formas de presentar el detalle.

¿Cómo se encargan los rincones decorados? ¿Sois vosotros los que os dedicáis
a montarlos?

Si, disfrutamos colocando nuestros productos de una forma vistosa y decorativa. La idea es sorprender para que la gente se pare a curiosear. Presentarlos sin ser muy explícitos con el mensaje. Les llamamos “cozy corners” porque invitan a pasar un rato diferente y acogedor. 

¿ Trabajáis toda España?

Gracias al termosellado, el producto viaja fenomenal a toda España.

¿Con cuanto tiempo recomiendas hacer el encargo?

 

Al principio pedía un mes de antelación. Pero dependiendo del pedido, podemos sacarlo en una semana.

¿Adaptáis el producto a las estaciones del año?

Por supuesto, todo surgió de nuestra boda, que fue en invierno, pero con el tiempo y gracias a vuestras peticiones, me di cuenta de la importancia de tener una oferta de producto para consumir en verano. Trabajamos con productos específicos como la limonada en forma de regalo, pero también hemos sacado chocolates, cappuccino, infusiones y tés que se pueden preparar en frío.

¿Qué novedades vais a tener en este 2020?

Muchas, muchas, muchas. Mi cabeza no para de pensar ideas nuevas. Para la feria 1001 Bodas hemos llevado dos productos que no son comestibles pero muy decorativos: bola con tierra y semillas y bola con sales de baño y jaboncillo. Pero también hemos sacado bolas DIY para prepara un brownie, y queremos lanzar otra para preparar barritas de cereales. Y por supuesto, os seguiremos sorprendiendo para las Navidades que son muy inspiradoras.

 

¡Espero que os haya gustado!

Gracias Cristina por querer participar en mi blog.