EXFOLIANTES

De los exfoliantes es de un tema que tenía ganas de hablar puesto que con ellos me encuentro los dos extremos.

Personas que abusan de ellos y en ocasiones no sabe que lo están haciendo y otras que no le dan la menor importancia y no los utilizan.

 

 

Primero de todo explicar que es y para qué sirve un exfoliante.

 

 

¿Qué es?

 

Un exfoliante es un producto que nos ayuda a eliminar células muertas o corneocitos que se encuentran en el estrato córneo, es decir, la última capa que tenemos en la piel.

 

¿Para qué sirven?

 

Al eliminar esas células muertas presentes en nuestra piel favorecen la regeneración de la piel y ayudan a alisar la superficie de la misma.

 

¿Cada cuanto debo usarlo?

Esto dependerá del tipo de piel. Ya que cada piel por sus características y por su edad podría tener una regeneración diferente.

Las células de nuestra piel nacen en la capa más profunda de la epidermis, en el estrato basal, van ascendiendo hasta el estrato córneo, la última de nuestras capas de la piel y en ella caen.

Si realizo muy a menudo la exfoliación puedo estar eliminando células de capas más profundas que aún están vivas y no es necesario eliminar. Estoy dejando la piel desprotegida.

Por eso no debemos realizar exfoliaciones muy seguidas. Máximo una vez a la semana. Y en algunas pieles incluso dejaremos pasar más días.

No por exfoliar más la piel la tendrás más limpia y sana. Para nada. Hay otros hábitos que podemos realizar que si nos ayudarán a obtener una piel más saludable y junto a la exfoliación harán que nuestra piel luzca perfecta.

Tipos de exfoliantes

Mecánicos: este es el clásico exfoliante con “granulitos” “arenilla” ” bolitas”… como lo quieras llamar. Se dice que son mecánicos o físicos porque el modo que tienen de eliminar las células muertas es por fricción.

Es el exfoliante más usado, pero no va bien en todas las pieles. Puesto que en pieles muy sensibles, que se enrojecen con facilidad, pieles muy finas o pieles acneicas no sería su mejor aliado.

Químicos: diferentes ácidos existen en el mercado que realizan una exfoliación química. Están los AHA, que serían los Alfahidroxiácidos, como el ácido láctico, el ácido cítrico o el ácido glicólico. Y también los BHA, que serían los Betahidroxiácidos, dentro de este grupo podríamos destacar el ácido salicílico.

Este tipo de exfoliantes se dejan actuar sobre la piel unos minutos y se aclaran o los hay de uso diario sin aclarado, o de uso 1 o 2 veces en semana sin aclarado. Su forma de uso debe determinarlo el fabricante.

Uno de los problemas que encuentro es que hay pieles muy sensibles que podrían notar molestias con estos exfoliantes. Pieles acneicas si no tienen mucha sensibilidad podrían usarlos.

Enzimáticos: estos suelen proceder de enzimas de frutas. Como la papaína. Confieso que soy muy fan de estos exfoliantes porque tienen muy poco riesgo de sensibilidad, por lo que lo puede utilizar cualquier tipo de piel y muy especialmente pieles muy sensibles.

Estos exfoliantes se aplican sobre la piel y pasados 5min. se aclaran. Muy importante no superar el tiempo de actuación para evitar sensibilidades.

 

  • En muchas ocasiones cuando me contáis la rutina que estáis llevando para vuestra piel, me doy cuenta que estáis usando varios exfoliantes en diferentes formatos, los mezcláis todos y no sois conscientes de que podríais estar sensibilizando y desprotegiendo vuestra piel.

  • El uso de exfoliantes es muy recomendable, pero siempre sabiendo como y cuando.  Si lo haces bien tu piel estará más luminosa, más alisada. Se notará cuando apliques crema y si te maquillas el acabado del maquillaje será mucho más uniforme y duradero. Pero como con todo no conviene abusar.