Botiquín para el confinamiento

Hoy os traigo una entrada especial.

Es especial porque hablamos de la situación excepcional que tenemos en estos momentos y es especial porque quien la escribe es una persona importante en mi vida.

Laura es terapeuta natural y bajo su formación y experiencia nos da unos consejos saludables para el confinamiento.

Hoy tengo poco que decir, así que os dejo con su sabiduría.

 

  • Como observadora humanística, mucho se ha hablado de una estructura diaria basada en deporte y horarios que son una muy buena base para ordenar el día. Te voy a narrar las claves que para mí son equilibrio para el momento que estamos:

Empieza un nuevo día en casa:

 

Alégrate el día

El poner color a tu ropa, a tu mesa para comer o a tus labios predispone a una sonrisa.  El rojo es dirección de acción, el amarillo es positividad, el azul aporta confianza y el verde esperanza, claro. Apóyate en ellos para conectarte con lo bello del mundo. La belleza de los colores.

 

Haz algo nuevo

CREA. Poner en práctica algo nuevo como cocinar, pintar o escribir es una manera distinta de descubrirte y relacionarte contigo misma. Sube la autoestima y baja la autocrítica. Pon a funcionar las nuevas ideas que conectan con tus capacidades.

 

Fortalece tu salud

El saber qué es bueno para nuestro cuerpo es importante para respetarse.  El exceso de harinas refinadas, el azúcar o comidas mal cocinadas favorecen la tristeza y el mal humor.  Tenemos tiempo para poner amor a platos combinados de 50% verduras, 25% hidratos y 25%proteínas. Reduciendo el hidrato por la noche ya que no necesitamos energía para dormir.

La digestión en casa estos días puede ralentizarse. Para mejorarla toma la fruta antes de comer masticándola despacio, es un buen comienzo para que tu digestión se empiece activar.

Medias mañanas y meriendas no son necesarias en estos momentos, ya que nuestro rendimiento no es excesivo.  Deja que tu cuerpo descanse. De esto también se trata.

Las infusiones de hinojo, anís verde, alcaravea, manzanilla dulce y melisa después de comer ayudan a calmar el meteorismo y mejoran el vaciado gástrico. Si estás nervioso o preocupado, el cuerpo no puedo deglutir bien los alimentos y por lo tanto no puede absorber los nutrientes que necesitan nuestros tejidos y sistema anímico.

 

Quiérete

Aprende a darte caprichos que no sean comestibles.

Un buen baño de sal (además desintoxicas la piel), un masaje de pies con una crema hidratante de loto (activa la circulación sanguínea insistiendo suavemente en los maléolos) o una mascarilla de arcilla capilar potenciando el brillo de esa preciosa melena.

 

Equilibrio

Para mí el orden es dar al cuerpo o a la mente lo que necesita en cada momento para mantener un buen estado de salud.

Darnos un capricho flexibiliza nuestros sentidos y aumenta nuestro disfrute. Aunque si se vuelve repetitivo y duradero, sin duda es desorden o caos porque difumina nuestro objetivo principal. Entre el exceso de actividad y la pasividad hay esos maravillosos grises. Llegar a los extremos nos ayuda a saber dónde está el medio o donde tenemos que vivir la mayoría del tiempo. ¿En qué lado estas?

 

Sueña bonito

En estos días el sueño se acorta de  7-8h a 6-7h. No pasa nada. El cuerpo al no tener actividad no necesita dormir mucho. Acuérdate de no cumplir unos cánones. Sólo conecta con lo que necesitas. Recomiendo después de cenar una deliciosa infusión de stevia  con pétalos de amapola.

Para mí las plantas también nos conectan a esos caminos por donde hemos andado respirando aire puro. Un abrazo.

 

Laura Ortega.